Recibe nuestra NEWSLETTER

Hablar de racismo desde el punto de vista de una persona blanca no es tarea fácil. Uno siente responsabilidad, impotencia, vergüenza, preocupación, enfado… El movimiento Black Lives Matter y las revueltas posteriores a la muerte de George Floyd no solo ponen de manifiesto el terrorífico problema de base que existe en la sociedad norteamericana, sino que levanta un espejo a la cara de todos los demás países del mal denominado primer mundo y por extensión a sus ciudadanos, blancos obviamente. Este no es solo un problema anglosajón, sino de toda sociedad hacia sus minorías y en el caso de Europa hacia aquellas recién llegadas.

El problema, y por tanto la dificultad para hablar de ello, viene del concepto de privilegio, como explica l+ activista Canadiense Janaya Khan. Un blanco no puede verdaderamente comprender el privilegio del que disfruta en muchas circunstancias de la vida, simplemente por el color de su piel. A menudo, a los ciudadanos blancos de cualquier país nos es difícil identificar los múltiples micro-racismos que presenciamos o protagonizamos. Muchos de ellos vienen de lo que se denomina “color blindness” o ceguera al color. Si no identificamos el color de la otra persona ocurre que por tanto, no somos sensibles a nuestra posición de privilegio frente a ella o las actitudes que derivan de ese privilegio subyacente. En el mundo que dejaremos sería maravilloso que estas diferencias por raza fueran ya parte de la historia. Por eso es importante hacer una toma de conciencia.

La industria de la moda no es ajena a esto. Se van dando pasos poco a poco, pero el proceso quizá ahora empieza a tomar fuerza de verdad. No se trata únicamente de la falta de visibilidad en desfiles, campañas y demás, de modelos de distintas razas y orígenes representados de una manera respetuosa y precisa, sino especialmente la de creativos de orígenes no blancos a todos los niveles de responsabilidad. Cuántos diseñadores negros/indígenas/latinos al frente de marcas de lujo? ¿Cuántos fotógrafos, estilistas, maquilladores en el olimpo de los mejores? La desproporción es abrumadora y no es una cuestión de talento sino de visibilidad.

En LMQNP, como espacio que no concibe no solo la moda, sino todos los aspectos de la vida, sin diversidad, queremos dar un espacio a varios profesionales de la industria norteamericana y británica que nos inspiran cada día, cuyo trabajo es bello, comprometido e importante. De los perfiles españoles, hablaremos de forma constante y en profundidad a lo largo de nuestra andadura, puesto que es uno de nuestros valores troncales.

Sin embargo, la avalancha de atención mediática que muchos de estos profesionales han recibido en los últimos tiempos nos muestra que no hay cara sin cruz. En algunos casos se sienten de nuevo utilizados o cosificados y perciben que su trabajo se ve apropiado una vez más.

Así que quizá la mejor manera de darles visibilidad es empezar rompiendo nuestras normas (no somos muy buenas obedeciendo reglas, incluso las propias) y pasar de una lista de 5 perfiles a una lista a secas de algunos de los que nos encantan. Esta es una lista pequeña de nuestro gusto personal, pero es posible que así, sin links ni fotos, sea como mejor los vamos a descubrir. Dedicando tiempo a conocerlos.

 

Ibrahim Kamara · fashion editor

Ronan Mcenzie · photographer

Nadine Ijewere · photographer

Lucie Rox · photographer

Samuel Ross · designer 

Brookelyn Styles · stylist

Gabriella Karefa-Johnson · fashion editor

Corey Stokes · fashion editor 

Michelle Williams · photographer

Shayne Oliver · fashion designer 

Julia Sarr-Jamois · stylist

Martine Rose · fashion designer 

Deana Lawson · photographer

Nazanin Shahnavaz · fashion editor

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.