Recibe nuestra NEWSLETTER

Foto de Portada Crash Magazine by Roberto Greco

¿Nunca os habéis fijado que cada vez que veis la cara de Maggie Maurer en una campaña, editorial o post de instagram la imagen se queda clavada en vuestra mente para siempre? El verano pasado,  íbamos dos modernas desorejadas (el estilista Javier Lozoya y yo) de camino a hacer una ruta de montaña. En el tren en lugar de admirar el paisaje, íbamos viendo instagram, cosas de la moda… Javi comentó que le encantaba tal modelo y yo le respondí, “Ay! Mi preferida es esta chica rubia, con cara prerafaelita que ha hecho lo más grande pero no es la típica top” Javi, como buena amiga que es, me dió la toda razón y declaró saber exactamente de quén estaba hablando y yo le creí, tan feliz. Pero el nombre no nos vino en todo el día.

Y el caso con Maggie, es que ella es tan especial, que aunque no te sepas su nombre, sabes de quién se está hablando. Para cuando por fin lo encontré, ya había armado toda una teoría en mi cabeza de por qué ella es imposible de olvidar. Aunque he evitado casi expresamente llenar las galerías de imágenes de Celine en la época de Philo o de Cos (por la singular belleza angulosa y andrógina de ella) es posiblemente la imagen de Maggie que antes consigue uno evocar. Tiene una forma de posar distinta a las demás modelos, es indiferente, casi fría, etérea e imponente. Maggie siempre parece encajar a la perfección en toda marca conceptual, casi como si fuese ella misma quien les hubiese hecho el casting a sus clientes y no a la inversa.

Sin embargo, el rock and roll de verdad empieza cuando sin apenas mover un músculo de la cara transmite un sinfín de personalidades: fuertes, independientes, llenas de vida y de arte. El control absoluto de su físico hace que cuando ella se mueve, buscando nuevas posturas y siluetas, se funda con el set controlándolo y tomando posesión de él a través de su cuerpo. Así que sí, Maggie Maurer, no es la típica top, pero es tan top que lleva siete años haciendo trabajos de altísma calidad artística y estética con los clientes más especiales, lo cual es impresionante, cuando pensamos que las más afortunadas solo lo consiguen durante dos o tres años como máximo.

Por eso es bonito no dejar de acordarse de las fotos de Maggie Maurer, porque su versatilidad y carácter reside en una cualidad que escapa desde su interior. Su cara apenas cambia, lo hace su aura.

 

Os dejo algunos datos interesantes para conocer un poquitín a la modelo más enigmática que tiene la industria en estos momentos:

  • Nació en Postdam (EEUU) en 1990
  • Actualmente vive en Londres
  • Se estrenó como modelo a los 23 años en un desfile de Calvin Klein.
  • Su página de trabajo de models.com tiene 30 páginas
  • Estuvo trabajando para Celine de Phoebe Philo desde 2015 a 2018
  • Su lista de clientes es interminable y tan prestigiosa que parece que hubiese ido comisariando cada paso que ha dado. 
  • Su agencia es IMG models. El dueño de su agencia madre, Elmer Olsen, se mató para localizarla cuando recibió unas fotos de ella que envió un fotógrafo amigo suyo.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.